Estrés por calor en el ganado lechero

6 minutos de lectura - publicado en diciembre 10, 2019

Un entorno de vida óptimo para el ganado lechero requiere un clima bueno. Después de todo, un clima agradable en el establo contribuye a tener un ganado sano con una productividad alta. Para las vacas lecheras la temperatura ambiente óptima es de entre -5 y 18°C.

A una temperatura de 22°C junto con una humedad alta, una vaca ya puede sufrir los efectos del calor. A este fenómeno le llamamos estrés por calor.

Síntomas
El signo más visible de estrés por calor es que las vacas empiezan a beber más. Además, sudan y jadean más. Las vacas sudan solo un 10 por ciento del nivel de sudorización humano. Por lo tanto, tienen dificultades para deshacerse del calor, lo que les hace sensibles al estrés por calor. Las vacas también producen más saliva durante los períodos cálidos, lo que hace que pierdan mucha humedad. Esto puede llevar a acidosis ruminal. Además, en el caso de estrés por calor, las vacas se levantan hasta dos horas menos por día. Cuando las vacas están de pie, pueden perder fácilmente su calor.

Efectos
En momentos de estrés por calor el consumo de pienso se reduce en entre un 8 y 12 por ciento o más. Esta reducción en el consumo de pienso reduce la producción de ácidos grasos volátiles en el rumen, lo que da como resultado una producción reducida. Otros efectos secundarios que, a menudo, se ven en vacas con estrés por calor incluyen una bajada en la fertilidad (aumenta el recuento de células del depósito), un aumento en la pérdida embrionaria, un aumento en los problemas de pezuñas (menos tiempo acostado) y más casos de mastitis clínica. 

Soluciones
Algo de estrés por calor es inevitable, pero los efectos pueden minimizarse. Antes de que haga calor también puede hacer muchas preparaciones:

  • Aumentar la cantidad de agua disponible para su rebaño.
  • Ajustar la ración para mantener el consumo de pienso.
  • Dar sombra (al pastar)

Si hace mucho calor, es especialmente importante que refresque activamente las vacas. Por encima de 26°C se recomienda mojar las vacas y refrescarlas con los ventiladores. Sin embargo, es importante que las ubres permanezcan secas.

Además de todo lo anterior, aumentar el flujo de aire es una medida importante para evitar el estrés por calor. Asegúrese de que el aire pueda circular libremente por todas las partes del establo. La ventilación natural puede ser apoyada por los ventiladores.

El aire refrescado que se propaga a través de los ventiladores reduce la sensación de temperatura y evita que las vacas sean molestadas rápidamente por el calor. Una velocidad mínima del aire de 2 m/s es esencial para lograr este efecto. Los ventiladores axiales siguen siendo los más usados. Pueden proporcionar un flujo de aire dirigido a una velocidad relativamente alta. Por lo tanto, a menudo se colocan detrás de la valla de alimentación o por encima de los puntos de comida. Esto les invita a comer o tumbarse. Ambos son importantes para una producción de leche óptima.

Por favor, si tiene alguna pregunta sobre la ventilación en los establos lecheros o si desea saber más acerca de las soluciones que tenemos para ofrecer, ¡póngase en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudarle!

Compartir con otros

Picture of Vostermans Ventilation
publicado en diciembre 10, 2019

Vostermans Ventilation

Regresa

Hable con uno de nuestros especialistas.

Estamos felices de pensar junto a usted.

Contacto ahora